Archivo | junio, 2012

Chocolate Meiji

25 Jun

En la estación de Hase, en la zona de Kamakura, me llamó la atención como la marca Meiji utilizaba los bancos para anunciar sus tabletas de chocolate con leche. El chocolate está bueno pero tampoco es nada del otro mundo. La vaca de la marca de chocolate Milka, se lo funde con los rayos energéticos lilas que le salen de los ojos.

Mujeres japonesas esperando el tren en la estación de Hase, Kamakura.

Esta forma de utilizar el mobiliario urbano como soporte publicitario es una de las múltiples maneras que existen para comunicar un producto o servicio. En publicidad, cualquier cosa puede ser un soporte capaz de comunicar.

Para los que no la conozcáis, la marca Meiji es una marca paraguas, lo que significa que dentro de ella hay muchas otras. Tienen productos de todo tipo que van desde dulces hasta una especie de aspirinas. La verdad es que tienen bastante variedad y todos ellos están dirigidos al consumo humano en forma de alimento o bebida.

Aquí tenéis el último anuncio del chocolate con leche Meiji. Independientemente de la época en la que se ubica, me gusta el toque tradicional y entrañable que le dan, sobre todo gracias al color. ¿A vosotros que os parece? ¿Un poco aburrido quizá? ¿Qué tipo de gente pensáis que compra este chocolate?

Fuentes

Meiji Chocolate, Meiji

Anuncios

The Original Rage Faces project

25 Jun

¡Hola a tod@s!

Os habréis dado cuenta que llevo unos 9 meses posteando a duras penas.

Todo tiene una explicación. Durante estos últimos meses he estado trabajando junto a un equipo formidable en un proyecto.

Hemos aprendido, hemos sufrido, hemos viajado y sobre todo, hemos trabajado (y lo que nos queda).

Si amig@s, y es que la colaboración entre persones es clave para desarrollar ideas.

Os presento un pequeño aperitivo de The Original Rage Faces.

Innovadora campaña de GAP en Tokio

10 Jun

Imagen

Durante la primera quincena de junio se ha iniciado una competición de moda entre las tiendas de los barrios de Harajuku y Ginza de la marca de ropa GAP.

¿Una competición entre tiendas de una misma marca?

Los consumidores ejercen de jueces y pueden decidir si les gusta el look que llevan los empleados de las tiendas. Nuestra opinión se publica en nuestro muro de Facebook junto a la foto del empleado que hemos votado y se genera un ranking en el que las dos tiendas compiten por tener los empleados más estilosos.  ¿La idea pinta bien, no?

Imagen

Imagen

¿Pero cómo funciona exactamente?

Agarraos. Para poder participar en esta innovadora campaña tenéis que:

1.Instalar una app de Facebook especial y registraros. Al acabar os generará un código que hay que llevar en persona a una de las dos tiendas GAP.

2. En la tienda, al mostrar el código, os darán una pulsera que interactua con el smartphone que llevan los empleados, mediante tecnología NFC.

Imagen

3. Para comunicar que os gusta el look que lleva el empleado, tenéis que chocar vuestra pulsera con su smartphone. En ese momento en vuestro muro de Facebook aparecerá la foto del empleado y su look.

Imagen

¿Y todo esto para qué? ¿Para hacer un “like” y obtener un descuento?

¿Puede que hayan elegido generar ruído mediático a costa de la experiencia de usuario?

Sinceramente, estoy seguro que a much@s de los lectores se le ocurren decenas de formas de mejorar este proceso y llegar al mismo resultado utilizando el factor tecnológico de un modo más sencillo.

En mi opinión, es una buena idea que se pierde en la ejecución y es que la tecnología esta para facilitar las cosas, no para complicarlas.

El aumento de pasos innecesarios para alcanzar un contenido me recuerda mucho a los códigos QR. En mi trabajo de vez en cuando algún cliente me dice “podríamos poner códigos QR para que…” Es un momento delicado en el que tienes que dar una opinión en base a tu experiencia y conocimientos y a menudo, la palabra “código QR” ciega la razón del cliente porque lo ve como algo innovador cuando en realidad, se está cargando toda la experiencia que quiere ofrecer a sus consumidores

Imagen

Es un tema complejo. Algunas marcas presuponen lo que sus consumidores van a hacer cuando vean el QR y eso es algo que no se pueden permitir si quieren alcanzar ciertos objetivos. En Japón el tema de los código QR es muy distinto, aunque eso lo voy a dejar para otro post 🙂

Fuente

Japantrends

A %d blogueros les gusta esto: